Archivo de la categoría: Relatos Noahsensualbook

Lo sé

Resultado de imagen de dias cortos de tu sed

Ni las noches son tan cortas, ni los días son tan largos desde que estás a mi lado.

Que todo es diferente, lo sé.

Que nada tiene ya sentido, también lo sé.

Que no quiero ningún cambio, eres consciente.

Quiero saborear el momento, disfrutarlo como si no fuese haber un mañana. Que a pesar de que me equivoque, sea porque he vivido con intensidad la pasión del comienzo que te deja ciega de lo demás.

De momento es lo que quiero, noches largas de deseo, y mañanas cortas de tu sed.

Tras el cristal

Resultado de imagen de una chica tras el cristal

Pensar que pueda estar bien, es lo que hace que tenga ganas de volverte a ver.

Miro a través de la ventana por si vuelves a pasar, quiero saborear el instante en el que nuestras miradas se cruzaron y se quedaron con ganas de saber más del otro.

Tu forma de andar tan segura y elegante, tus ojos grandes de mirada penetrante, tus labios tan carnosos, apetitosos de besar.

Si supiera la hora a la que pasas estaría fuera expectante para que tú me vieras y así poderme garantizar una cita que nos hiciese cómplices del deseo por una noche, y poderte convencer que la chica tras el cristal te puede llevar a un lugar donde quieras volver con asiduidad.

Quiero

Resultado de imagen de placer

Quiero tus dedos en mi piel, no suaves como la hiel, sino fuertes, marcando cada parte que rozas.

Quiero tu lengua arrastrando sobre mí, que lamas cada poro de mi piel, que me hagas olvidar donde estoy.

Quiero que me abraces con fuerza como si me fuera a caer.

Quiero placer, estremecer ante tu empuje, yacer extasiada de tanto que me das.

Quiero sentirte, olerte, amarte, que sientas mis terminaciones nerviosas cuando me haces explotar.

Quiero más días de estos, donde me dejo tanto llevar que ignoro todo lo demás.

Con ganas de más

Resultado de imagen de labios muy sensuales

Fue verte y me dejaste prendada. Tu sonrisa al mirarme me deshizo en un instante. Pensé que fue solo cosa mía, pero sentí nuestra conexión. No sé qué quería de ti, pero tenía ganas de más.

Te busque varias veces, y siempre que te encontraba tú respondías, me mirabas de una forma tan intensa que mi cuerpo pedía más.

Deseaba que te acercarás, y sosteniéndome la mirada me pidieras un rato de intimidad.

Me sentía descarada ¿por qué no dejarme llevar?

Pasaba el tiempo y no te insinuabas ¿y  si no te decidías tú? Definitivamente iría yo.

Mi cabeza daba vueltas pensando en que a lo mejor me estaba engañando, ¿y si la atracción era solo mía?, si solo eran mis labios los que te querían besar.

Mis dudas se disiparon cuando me miraste fijamente y pusiste una sonrisa maliciosa de medio lado. Lo tenía claro, si no te acercabas tú, lo haría yo…

¿Y por qué no?

Resultado de imagen de y porque no

 

Te haces esperar, cómo te gusta entrar el último y sentir las ardientes miradas de las féminas.

Me prometí a mí misma que no te vería más, que no habría más juegos de ahora me viene mal y te vas.

Por una vez quería ser yo la fuerte y no dejarnos arrastrar a lo que nos hace tanto mal. Pero te echaba de menos, necesitaba de ti, de tus manos, de tu piel, de los besos que tan apasionadamente nos damos. Seguir leyendo ¿Y por qué no?

Días como hoy

Resultado de imagen de dias de lluvia

Días como hoy, viajeros de sueños tristes. Hoy no me apetece reír, solo esconderme en el colchón bajo mis sábanas.

Volver a la niñez de aquella época dorada. Allí donde reinaba las risas y peleas de niñas veneradas.

Días como hoy, me hacen añorar a gente que no volveré a ver más, a momentos de mucha paz y felicidad.

Días como hoy, por fin la lluvia anega nuestras calles agotadas por el largo estío tostado.

Hoy no eres un buen compañero de la risa, pero sí de momentos raros de mi vida.

Por ello te doy la oportunidad de que cambies, a pesar de que días como hoy también son necesarios en nuestro día a día.

Con un solo roce

Resultado de imagen de con un solo roce

Tocas mis mejillas con las yemas de tus dedos, tu dedo pulgar roza mi labio inferior queriendo.

Mi cuerpo reacciona a tu tacto e inconscientemente mi lengua te roza lo suficiente para que quieras más.

Muerdes mis labios sutilmente y al final nuestras lenguas se cruzan. Dos segundos pasan y seguimos lamiéndonos, si esto sigue así no podré parar el fuego que siento. Paras, sonríes y tiemblo. Quiero más ¿me lo das?

Con solo una mirada

Resultado de imagen de peligrosa es la mujer que seduce con el cuerpo. letal es la mujer que seduce con la mente

Un día alguien llama mi atención más que el resto, no sé por qué, pero desde ese mismo instante no puedo parar de mirar. Evito ser descubierta, no puedo resistirme y empiezo a jugar…

Te miro sin que tú lo sepas, intento captar tú mirada, y cuando consigo que me veas, retiro la vista con disimulo. Dejo pasar un poco de tiempo y vuelvo a mirarte tan fijamente que sé que me volverás a mirar.

Lo haces, y yo disimulo mirando hacia otro lado, repito una vez más el juego, pero esta vez te mantengo la mirada tres segundos, te sonrío y a partir de ahora si me miras estoy segura de que serás mío.

Te anhelo

Resultado de imagen de probar lo prohibido

Te he echado de menos. Esperaba encontrarte y no estabas. Deseaba que me miraras y jugaras.

Jugar a lo que tú y yo solos, sabemos hacer. Te necesitaba, quería volver a sentir tu respiración tras de mí, tu mirada sobre mi piel, quería ir a más y probar.

Probar lo prohibido, lo que no está escrito, el pecado, tú y yo, nada más. Anhelaba con deseo volverte a ver y no pudo ser.