Mi niña mayor

Resultado de imagen de niña mayor cuento

Sentada tras un cristal veía cómo se sucedían las horas sin más

Atenta a cualquier movimiento extraño que percibieran mis ojos, mi mente se disipaba en los recuerdos de un relato

Viajaba a un lugar donde las flores olían a mar, de las ramas de los árboles crecían sonrisas y las piedras tenían colores del arco iris.

Paseaba por aquel paisaje visto a través de los ojos de un crío, no había tiempo, no había prisa, solo la alegría era lo que movían mis descalzos pies.

Tras un rato de plenitud, me di cuenta de que no estaba sola, había gente compartiendo lo mismo que yo, todo el mundo estaba alegre, feliz. Nuestro lenguaje no eran palabras, ni manos, solo los ojos servían de aviso.

Cuando me vine a dar cuenta, el sonido de unas tazas y el murmullo de la gente hizo visible que ya no estaba allí.

Miré el reloj y, solo habían pasado dos minutos desde la última vez que lo vi, mi paseo fue mágico, lleno de sabiduría, digno de cualquier cuento infantil.

Algo propicio ese viaje a la lejanía, donde la única que existía era mi niña mayor.

-Noahabad-

5 pensamientos en “Mi niña mayor”

  1. Es la reina de Tinder aunque ella dice que no lo usa, y siempre la vemos en los supermercados del barrio alto, los viernes en la noche, mirando manos izquierdas de cualquier hombre guapetón que ande solo y que en su carro sólo lleve cervezas y carne. 6) La NO asumidaEs la que se arregla antes de que vengan a buscar a los niños y abre la puerta con ojo brillantes y sonrisa dulce, siempre con la esperanza de que el ex marido la va a mirar y va a recapacitar en su decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.