Resultado de imagen de dos amigas de espaldas

Siento la lejanía de nuestras manos

El calor de tu hogar no es el mismo

Algo ha cambiado, donde han quedado nuestras risas de complicidad, las confidencias al amanecer

Extrañas en la lejanía, así me siento yo

No sé si fue el destino, nuestra consciencia o simplemente tenía que ser así

Algún día quién sabe si volveremos a ser las mismas, aquellas amigas que se lo contaban todo, que con solo mirarse se entendían…

Es cuestión de tiempo o, no.

Llevamos meses negando este final. Verte lastima mi ser, aquel que pide libertad de distinta manera a la tuya. Es cuestión de tolerar, pero sobre todo respetar.

Lo que tengo claro es que de momento… mejor lo dejamos estar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.