El chico de mis recuerdos

Pensar que fue ayer… esa noche que desapareciste de mi vida

No porqué tu quisieras, más bien fue cosa mía.

Creías tener el poder en tus manos, y así era, algo hizo que todo cambiara, que ya no deseara mis sábanas mojadas por el aroma de nuestros cuerpos sudados de querernos, ya no quería más tus besos húmedos, ni tus manos rozándome.

Me di cuenta que eras uno más de esos caprichos que no se tienen y deseas.

El paso del tiempo me hizo ver cosas que no me gustaron, los años pasaron y volví a verte, eras el mismo idiota al que dejé de amar, el mismo espíritu libre pero con mas arrugas en su piel, un alma envejecida, escondida tras unas gafas que intentaban aparentar cordura, la misma que perdiste en el mismo instante que saliste de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.