A través de mis dedos

Imagen relacionada

Entonces mis pensamientos se fusionaron en mis dedos a través del teclado y pasaron a formar letras, palabras, frases, diálogos…

No podía parar, era una sensación mágica, indescriptible, era como cuando te adentras en un bosque lleno de duendes, hadas, príncipes, fantasía…

Conseguí aislarme del mundo, trasladarme a recuerdos olvidados…

Después de horas, volví a mi estancia y, en ese preciso instante es donde descubrí que es lo que realmente me hacia feliz…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.